domingo, 9 de octubre de 2011

DISFEMIA

La disfemia o tartamudez se ha utilizado con frecuencia en chistes, películas cómicas y como objeto de burla, Tenemos múltiples ejemplos como el cerdito Porky, uno de los ladrones de un pez llamado Wanda, o la esposa de un granjero en Billy dos sombreros. En esta película el granjero le pega un bofetón a su mujer pues dice que es la única forma de que arranque.

Liam (2000), película de Stephen Frears nos muestra el Liverpool, durante la terrible crisis del 29, un padre de familia pierde su trabajo y se ven en muy mala situación. Liam, que padece disfemia, es el pequeño de los hermanos. Él sigue acudiendo a la escuela mientras el resto intentan buscar empleo y ayudar a la maltrecha economía doméstica.

En El discurso del rey no se pretende ridiculizar a un personaje por ser tartamudo, ni se trata de de mostrar una imágen cómica o hacer chistes o una sátira. La película retrata al rey Jorge VI, como un líder marcado desde su niñez por su problema de dicción. Ha probado todo: médicos, terapeutas, curanderos y charlatanes, pero sólo ha vivido el fracaso y la vergüenza. Su problema de fluidez verbal interfiere en su vida ¿Qué hacer? No hay soluciones mágicas, ni trucos de ilusionista, ni pastillas curalotodo; lo importante es el tesón, el esfuerzo personal, la autoestima y el trabajo continuado con un buen logopeda.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas