domingo, 9 de octubre de 2011

Post Mortem: James Dean





POST MORTEM

JAMES DEAN: DEMASIADO JOVEN PARA MORIR


James Byron Dean en Marion (Indiana),  hijo de Mildred Winslow y Winton Dean. Seis años después de que su padre hubiese dejado de ser agricultor para ser técnico dental, James y su familia se mudaron a Santa Monica (California) donde la familia pasó varios años. El joven Dean estaba muy apegado a su madre a la que perdió a los 11 años, cuando esta falleció de cancer.  Fue entonces cuando su padre le mandó a casa de su hermana Ortense y su marido Marcus, a una granja en Fairmount (Indiana), donde se crió en un entorno de influencia cuáquera.  Desde muy joven manifestó su interés por los deportes y por la interpretación. Antes de salir de su pueblo ya había representado varias obras teatrales. A los 18 años viajó a Los Ángeles donde cursó sus estudios en la Universidad de California (UCLA). En diciembre de 1950 empezó a conseguir pequeños papeles en cine y televisión, también hizo un famoso anuncio de Pepsi. Pronto se trasladó a Nueva York para estudiar interpretación en el famoso Actor's Studio.



Antes de viajar a Nueva York consiguió en 1951 un papel en la película Fixed Bayonets, y también interpretó otros dos pequeños papeles en las películas Sailor Beware y Has Anybody Seen My Gal?, ambas en 1952.  Ese mismo año intervino en See the Jaguar, en la que interpretó a un adolescente que había estado encerrado en una jaula la mayor parte de su vida. También hizo varias apariciones en televisión, pero no trascendieron. En 1953 le dieron un papel en Broadway, The Immoralist, que tuvo muy buena critica; ese año también tuvo otro papel en la película Trouble Along the Way.


Fue en 1954 cuando se convirtió en un actor de fama con el papel que le ofreció Elia Kazan en Al este del Edén. Por esta película obtuvo su primera nominación al Oscar.

 

Por si no habéis visto esta película de la filmografía de James Dean, o si la habéis visto hace tiempo y la tenéis un poco en el olvido os dejo un tráiler que espero que os guste:







Posteriormente protagonizó Rebelde sin causa de Nicholas Ray, en la que trabajó con Natalie Wood y Sal Mineo, ambos con muertes trágicas de las que hablaremos también en esta sección de Postmortem.




Y á continuación podéis ver un tráiler de este mítico filme que puso de moda la cazadora de cuero rojo que lucía el protagonista:





Posteriormente intervino en Gigante de George Stevens con Rock Hudson y Liz Taylor. También fue nominado al Oscar, al igual que Rock Hudson, pero el premio se lo llevó Yul Brynner por la película El rey y yo versión musical, junto a Deborah Kerr, de la película homónima protagonizada por Rex Harrison e Irene Dunne.



En el siguiente vídeo podréis ver el tráiler de Gigante, una gran película que no os debéis perder.



James Dean (1931-1955), un icono de los 50 que con sólo tres películas y con una muerte prematura, a la edad de 24 años, se convirtió en un mito.



 
"Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver", es una frase que siempre se ha atribuido a James Dean y es probable que la dijera, pero realmente procede de la película Knock on Any Door (Llamad a cualquier puerta. Nicholas Ray, 1948). Sea de este actor o de cualquier otro, la verdad es que a Dean le viene que ni pintada.

A primera hora de la tarde del 30 de septiembre de 1955 Dean conducía su legendario coche "Little bastard", un Porsche Spyder 550 plateado. Viajaba con su mecánico y amigo Rolph Weutherich. Ambos se dirigían a un rally que iba a celebrarse en Salinas, California. Era su forma de celebrar que había terminado el rodaje de Gigante.

En la intersección de las carreteras 41 y 466, cerca de Cholame, "Pequeño Bastardo" y sus dos ocupantes se encontraron de frente con un Ford Custom Tudor  que conducía a gran velocidad Donald Turnupseed, un estudiante del Cal Tech (California Institute of Technology). Dean murió de camino al hospital El Passo de Robles. 

El mecánico sobrevivió, aunque en los años siguientes intentó suicidarse en múltiples ocasiones. Finalmente falleció en 1981 víctima de otro accidente de coche. Donald Turnupseed, el conductor del otro vehículo involucrado en el accidente que acabó con la vida de James Dean, murió como consecuencia de un cáncer de pulmón en 1995.




Hasta aquí, la historia queda clara. Los informes policiales y el informe forense hablan de un accidente, pero algunos quisieron ver algo más, no quedaron convencidos con el dictamen de muerte accidental. Hay quien ha aventurado que podría tratarse de un suicidio, ya que el joven actor era un piloto muy experimentado y llama la atención que no frenara o intentara esquivar al vehículo cuando se le echó encima a gran velocidad. Dean, héroe juvenil pensaba que no podría ser durante mucho tiempo icono de adolescentes, además, su gran amor Pier Angeli se había casado con otro ¿Esto pudo llevarle a desear acabar con su vida?



Sin embargo, si hubiera deseado quitarse la vida, probablemente habría buscado otro modo, en el que no estuvieran implicadas terceras personas. Por otra parte, de haberse querido quitar la vida no habría ido, antes de iniciar el viaje, a los talleres Competition Motors para poner el motor a punto y para que le instalasen un cinturón de seguridad en el asiento de conductor.



Lo más irónico es que el último trabajo de Dean fue un anuncio publicitario que advertía sobre los peligros de la velocidad al volante.

 
Libro recomendado: James Dean: el bulevar de los sueños rotos de Paul Alexander.

James Dean: el hombre que convirtió la rebeldía en glamour y conquistó la eternidad al estrellarse con su Porsche plateado un día de septiembre de 1955 a la edad de veinticuatro años.


"No es nuestro héroe porque fuera perfecto, sino porque representaba perfectamente el alma maltratada pero hermosa de nuestros tiempos" dijo de él Andy Warhol. Así James Dean ha pervivido en la memoria de los mayores y en la fantasía de los jóvenes, pero nadie ha ido más allá del poster, del icono que Hollywood quiso vender al gran público. Tras años de rigurosa investigación, basada en documentos nuevos y fotos inéditas, Paul Alexander ha consegido descubrirnos al hombre de carne y hueso que se escondía tras la leyenda, desvelando los enigmas de la vida íntima de ese obscuro objeto del deseo que la muerte se llevó para devolvérnoslo cada día más hermoso e intocable.


 

La semana que viene en esta sección hablaremos de Pier Angeli, el gran amor de James Dean, y en las próximas semanas se pasearán por "Post Mortem" los actores que trabajaron con Dean en Rebelde sin causa y que tuvieron muertes trágicas o misteriosas. Además recomendaremos libros, artículos y webs relacionadas. No os lo perdáis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas